Historia

Misión

Visión

Valores

“Garantizar calidad y variedad en nuestros productos, con una experiencia de servicio amable y cortés, dentro de un ambiente agradable y limpio que pueda estar a la altura de nuestros clientes

“estar dentro de las empresas mas reconocidas de panaderías y reposterías que proporcione a las comunidades una alimentación de calidad, variada y donde cada cliente este satisfecho con los entregado

• Brindamos Calidad, Servicio & higiene a nuestros Clientes.

• Las Operaciones de nuestro negocio desarrolladas en un marco Ético & Responsable

Panaderia y Reposteria kissairis: el trabajo es mi pasión

Nadie en la familia de Luis Guerrero,  se imaginó que terminaría siendo un exitoso empresario del sector panadero, para el cual no se había preparado, pero del que se enamoró completamente. "

Desde el año 1981 la Panadería y Repostería Kissairis es el testimonio vivo de que los sueños se convierten en realidad.  “El trabajo, la dedicación y la preparación son ingredientes  fundamentales para que los negocios den el fruto que se espera”, dice don Luis con una generosa sonrisa.

Mi papá creció en la zona Este del país que tenía costumbres inglesas muy marcadas como por ejemplo hacer el pan a mano, a él le encantaba el sabor de ese pan y su aroma. Mi papá compró una casa con un patio muy grande en el que quería poner un horno de panadería, no con fines comerciales, sino para hacer el pan de la familia. Nunca lo hizo, pero su anhelo se quedó.

 

Cuando me casé empecé a hacer pan sin tener conocimiento, me lo comía pero no me crecía, al frente de nosotros vivía un panadero de verdad, un hombre que nació en la panadería, me acerqué y me dijo lo que lo que me faltaba y recuerdo que me dio una porción de  levadura Levapan. 3 días me capacité con él y el pan me empezó a quedar muy bien.

 

En 1981 me independicé y empecé a llevar  la contabilidad de algunas empresas, dentro de mis clientes estaba el dueño de lo que hoy es Panadería y Repostería Kissairis, a quien su contador se le había muerto.

 

Él había comenzado a tener problemas con sus hijos y entonces decide vender el negocio por aproximadamente 40.000 pesos, entonces mi suegro que era un hombre muy hábil me dijo que averiguara todo acerca del negocio, si era rentable porque tenía un amigo de él, que estaba interesado en comprarlo

Ciertamente hice la tarea y fui a dónde mi suegro y le dije lo que había, entonces él  saca el dinero y me dice toma no es para ningún amigo sino que es para ti, haz el negocio. Yo sorprendido  lo acepté pero le dije a mi suegro que lo hacía siempre y cuando me dejara devolverle el dinero.

 

Cuando fui a comprar el negocio, el dueño me cobró 5000 pesos adicionales, que por supuesto yo no tenía pero que tampoco  se los iba a pedir prestados  a mi suegro. Entonces le dije al señor  que en cuánto tiempo se los podía pagar, porque ni tenía la plata, ni sabía nada del negocio, entonces él me contestó: Si fuera yo en 6 meses podría pagarlos, pero como eres tú en 1 año y ahí empezó la historia de lo que ven ustedes 34 años después. Recuerdo que los 5000 pesos se los pude pagar en menos de dos meses y al año ya había duplicado las ventas.

 

Cuando  estaba terminando economía en la universidad, para el trabajo de grado presentamos el proyecto de una planta distribuidora de leche  y uno de mis compañeros que sabía que mi esposa estaba embarazada, me preguntó por el nombre que le íbamos a poner a la niña, le contesté que Kissairis y me dijo ahí está el nombre del proyecto: Panadería y Repostería Kissairis,  y  dije si un día tengo un negocio así le voy a poner y bueno así fue.

 

Ser empresario es una bendición, poder crear una marca y  dar trabajo responsablemente da muchas satisfacciones.

 

 

“Ya el camino está hecho, el edificio estructurado y tiene su combustible solo hay que mantenerlo"